El joven que cayó en coma después de una picadura de garrapata, milagrosamente despertó.

Kayla Oblisk de Kentucky es una madre amorosa y cuidadosa. Le encantaba pasear por el parque con su hijo de dos años llamado Jason.

Un día, el pequeño Jason fue al parque con su padre y su abuelo. Estuvieron allí durante dos horas. El niño jugó bajo los árboles e incluso se rodó por el césped.

Cuando llegaron a casa, la madre quería bañar al bebé y, al quitarse la camisa, notó una pequeña garrapata en su cuello.

No era la primera vez que Kayla encontraba un insecto en el cuerpo del niño después de un paseo por el parque.

En el quinto día después de este evento, Jason se despertó sin ánimo y sin apetito. La madre notó manchas rosadas en su cuerpo.

Pensó que podría ser una alergia. Cuando el médico examinó al bebé, no pudo encontrar nada grave.

Sin embargo, el estado de salud del niño empeoró cada vez más y finalmente cayó en coma.

Tras un análisis de sangre, se determinó que la picadura de garrapata había provocado una enfermedad peligrosa llamada fiebre de las Montañas Rocosas.

Ocurre después de una picadura de garrapata. El pequeño Jason estuvo en coma durante casi una semana y las manchas en su cuerpo aumentaron.

En los últimos días, los médicos lucharon y los padres rezaron por la vida del niño.

Afortunadamente, el niño abrió los ojos en el sexto día. Era su segundo cumpleaños y seguramente fue el día de su renacimiento.

Like this post? Please share to your friends: