El hijo ha transformado su sótano en un acogedor nuevo hogar para sus queridos padres.

Cuidar de padres ancianos puede ser una experiencia desafiante pero también gratificante. Los padres son las personas que cuidaron de nosotros cuando éramos niños, y ahora nos toca a nosotros cuidar de ellos. Con el tiempo, se producen pequeños cambios y, finalmente, los padres necesitan apoyo en la vida diaria.

Los hijos amorosos hacen la vida lo más cómoda posible para ellos. Los padres de Sean Miller, Bonnie y George Miller, tienen ambos 87 años. Todos deberíamos tener la suerte de vivir una vida tan larga.

Los padres de Sean comenzaron a debilitarse. Muy pocos de 87 años son tan activos como antes. En la situación de Sean, su madre se cayó y se fracturó el hombro.

También su padre había empezado a olvidar cosas. Después de la lesión de su madre, Sean comenzó a buscar un hogar donde sus padres pudieran mudarse.

Desafortunadamente, Sean no pudo encontrar una casa cómoda para sus padres. Sin embargo, él y su esposa Jenny tuvieron una idea. Construirían una pequeña casa para sus padres en el sótano de su casa actual.

Construir una casa para sus padres. El sótano de su casa solía ser una sala de juegos. Se deshicieron de la mesa de billar y la esquina de karaoke, y despejaron el espacio para convertirlo en un hogar.

«Hablamos con mamá al respecto porque sabíamos que se aman. Uno no puede vivir sin el otro, y no queríamos que ninguno de ellos terminara en un hogar de ancianos», dijo Sean.

Cuando todo estuvo listo, Sean llevó a la pareja mayor a su nuevo hogar. La pareja quedó conmovida por todos los esfuerzos para asegurarse de que tuvieran un lugar cómodo para sus años dorados. Bonnie lloró por lo hermosa que era la casa. George expresó su alegría con un «Sí, de hecho».

Sean se aseguró de incluir cosas como pasamanos a ambos lados del inodoro, un asiento en la ducha y alfombrillas de goma en el suelo para evitar resbalones. Esta casa tenía todo para ser segura y cómoda, mientras Sean y Jenny estaban arriba para cuando los necesitaran.

Bonnie y George estaban claramente conmovidos por el gesto. Sus corazones no solo estaban conmovidos por la forma en que les gustaba su nuevo hogar, aunque fuera hermoso.

La certeza de que alguien se preocupa tanto por su bienestar que les proporciona la comodidad que merecen. Las fotos de su reacción a su nuevo hogar también tocarán su corazón.

Like this post? Please share to your friends: