El veterano de 91 años había estado comiendo solo hasta ahora: la amabilidad de este camarero ha conquistado muchos corazones.

La profesión de camarero es muy exigente y responsable. A muchos les encantaría construir buenas relaciones, pero simplemente no tienen suficiente tiempo para interactuar con los clientes. Sin embargo, hay excepciones, y Dylan Tetil es una de ellas.

En una hermosa mañana, un anciano se sentó en una cafetería. Mientras realizaba su pedido, Dylan se arrodilló repentinamente frente al anciano. Este veterano de 91 años solía comer solo.

Una mujer llamada Lisa, que estaba en la mesa de al lado, estaba muy intrigada por lo que estaba sucediendo en ese momento. Descubrió que el señor era un veterano de guerra de 91 años.

Explicó que había perdido la audición después de servir en la Segunda Guerra Mundial y que se había olvidado el audífono en casa. El hombre también se disculpó con Dylan por hablar tanto, ya que no tenía a nadie con quien conversar.

El veterano de 91 años había estado comiendo solo. Así que Dylan se arrodilló.

Cuando el joven llegó para tomar su pedido, le ofreció sentarse a su lado y charlar. El anciano aceptó con gusto, y pasaron el resto de la tarde en una conversación muy interesante.

El anciano le contó historias sobre su servicio militar y cómo perdió la audición. Este veterano de 91 años solía comer solo.

Lisa publicó fotos y la historia en las redes sociales. La acción del joven generó cientos de reacciones positivas. El veterano de 91 años comió solo: la amabilidad del camarero ha conquistado los corazones de muchas personas.

Los internautas elogiaron la amabilidad del joven y señalaron que incluso una conversación de 10 minutos puede significar mucho para una persona mayor.

Calificaron al dúo del anciano y el camarero como maravilloso y notaron que definitivamente habían construido una relación cálida.

Like this post? Please share to your friends: