Ella nota dos niños en la tienda que se parecen a su hijo. Más tarde descubre la triste verdad.

En una tienda cerca de mi casa, entraron dos niños pequeños: un niño y una niña. Después de observarme, me preguntaron mi nombre y mencionaron finalmente el nombre de mi hijo. Cuando les pregunté por qué querían verme a mí y a mi hijo, el niño respondió que eran mis nietos.

El niño consoló a su hermana, que empezó a llorar. Cuando me acerqué a la niña, entendí de inmediato que era la hija de mi hijo. La similitud era asombrosa. Y el niño era el reflejo perfecto de mi hija divorciada.

Después de comprar golosinas para los niños, todos fuimos a mi casa. Allí, me contaron sobre sus vidas y explicaron cómo habían encontrado mi casa. El actual esposo de mi ex hija los había echado cuando ella estaba en el hospital.

Explicaron que le molestaban. Habían encontrado mi rastro porque el niño recordaba el camino y el lugar donde estaba mi casa. Esto fue sorprendente, ya que en ese momento solo tenía seis años.

Mientras llevaba a la niña a la cama, Arsénide comenzó a contarme toda la historia. A la mañana siguiente, fui al hospital con los pequeños. La reacción de mi ex hija al vernos, especialmente con los niños, fue indescriptible. Comenzó a gritar de inmediato y preguntó por qué estábamos allí.

Cuando le pregunté si estaba feliz de volver a ver a sus propios hijos, me dijo que podía llevarlos.

La madre no quería quedarse con los niños. Tomé a los dos niños de inmediato y le conté todo a mi hijo, que vivía en la República Federal de Alemania.

Vino en pocos días, hizo todos los trámites administrativos y se llevó a los niños consigo. Mi nieto fue inscrito en la escuela, y mi nieta comenzó a asistir al jardín de infantes cercano.

Mi hijo me agradeció por no haber abandonado a los niños, pero, ¿ve usted?, ¿cómo habría tenido el valor de hacerlo? Ahora nuestra familia está formada por cuatro personas, los niños son felices, bien alimentados y bien cuidados. También soy feliz, porque tenía muchas ganas de ver a mis nietos, pero las circunstancias lo impidieron.

Like this post? Please share to your friends: