Un niño de diez años ayudó a su madre en el parto y así salvó su vida y la de su hermano.

Un niño de 10 años llamado Jayden Fontenot, de Luisiana, se comportó como un verdadero héroe en una situación extrema y salvó la vida de su madre y su recién nacido hermano.

Una mañana, su madre Ashley Moreau, que estaba embarazada de 34 semanas, fue al baño. De repente, se rompió la bolsa amniótica de la mujer y las piernas del bebé comenzaron a aparecer. Esto significaba que la situación era aún peor de lo que inicialmente había pensado.

Su esposo ya se había ido al trabajo y las únicas personas en casa eran su hija de 11 meses y su hijo de 10 años.

A la mujer no le quedó más remedio que pedir ayuda al niño pequeño. Jayden corrió al baño y vio a su madre tendida en un charco de sangre.

«Fue el momento más aterrador de mi vida», recordó la joven en una entrevista con un canal de televisión local.

Pero Jayden supo de inmediato cómo actuar. El niño corrió hacia su abuela, que vivía en una casa vecina.

Sin embargo, la mujer mayor no pudo ayudar, ya que acababa de someterse a una operación. Pero llamó a los servicios de emergencia.

Cuando Jayden regresó a casa lo más rápido posible, le dijo a su madre: «Mamá, solo dime qué hacer y lo haré».

Más tarde, Ashley recordó que su hijo no tenía miedo, sino que estaba tranquilo y sereno.

Un niño de diez años ayudó a su madre en el parto y así salvó su vida y la de su hermano.

Bajo la guía de su madre, Jayden logró, después de algunos intentos, liberar a su hermano del vientre materno sosteniendo sus piernas.

Pero afuera, el recién nacido no podía respirar solo. Entonces Jayden corrió a la cocina y trajo un aspirador con el que su madre limpió la nariz congestionada de su hermana.

Usando una aspiradora, despejó las vías respiratorias del bebé y comenzó a respirar.

Un niño de diez años ayudó a su madre en el parto y así salvó su vida y la de su hermano.

Afortunadamente, llegó la ambulancia y los médicos llevaron a Ashley y al recién nacido al hospital. Según los expertos, sin la ayuda del valiente niño, las cosas podrían haber sido diferentes.

El niño salvó la vida de su madre y de su hermano Dex. Jayden se convirtió en el héroe del día y ahora es el héroe de su familia.

Like this post? Please share to your friends: