Un hombre paga la factura de combustible a un desconocido que no tenía dinero, un gesto de gran bondad.

A lo largo de nuestra vida, estamos destinados a encontrarnos con personas y tener interacciones con ellas. Estas interacciones pueden ser visuales, lingüísticas, etc., ya que generalmente tienen lugar a través de la comunicación. Este fenómeno es lo que llamamos relaciones humanas, que se basan en el amor, la fraternidad, la solidaridad, la compañía o incluso las interacciones profesionales.

Algunos factores degradan las relaciones humanas, como los conflictos, la susceptibilidad, el egoísmo o la sumisión. Por el contrario, otros factores mejoran estas relaciones, como el compartir, los sentimientos positivos, la unión o la empatía.

La empatía

En términos de relaciones humanas cotidianas, la empatía desempeña un papel crucial, ya que se trata de la capacidad de ponerse en el lugar del otro, de imaginar lo que siente y/o piensa. De hecho, es una manera de estar en sintonía con el otro, pero también consigo mismo. De hecho, el ser humano se desarrolla en contacto con sus semejantes y la empatía permite crear una conexión beneficiosa y sanadora con los demás.

En la medida justa y practicada por cada individuo, la empatía acerca y fortalece la relación con los demás. Además, en situaciones de vulnerabilidad y peligro, permite desactivar los riesgos de violencia al facilitar la liberación de emociones. Así, mostrar empatía es ser justo con los demás y consigo mismo, es realizar actos de bondad y demostrar solidaridad, como lo demuestran algunas historias, como la historia de ese hombre en dificultades financieras.

El gesto de bondad de este hombre.

Tyson Crawley estaba en la gasolinera, temprano por la mañana, para llenar el tanque de gasolina. Después de llenar su automóvil y su bidón, se dirige a la pequeña tienda de la estación para comprar dos cafés helados.

Una vez adentro, se dirige a la caja y luego recuerda que la noche anterior había transferido todo su dinero a una nueva cuenta bancaria y que no tenía su nueva tarjeta consigo. Entonces, en su billetera, encuentra otra tarjeta bancaria de una cuenta conjunta. Sin embargo, ¡ya no recordaba el código!

Intentaba encontrar una solución con su teléfono móvil porque tenía que pagar su factura por un monto de 110 dólares (aproximadamente 90 euros). Como tenía que ir al trabajo, comenzó a entrar en pánico.

Fue entonces cuando un hombre, que había comprado y pagado un café justo antes que él, regresa a la tienda. Le pregunta si necesita dinero, a lo que Tyson responde que no y que su problema era que olvidó el código de su tarjeta bancaria. El hombre sigue insistiendo en pagar y finalmente, Tyson acepta su oferta, pero quería devolvérselo. Entonces, le pide que escriba su número detrás del recibo. Luego, Tyson le hizo una solicitud un poco especial: tomar una foto juntos. Tyson estaba tan conmovido por este acto de bondad que quería tener un recuerdo de su benefactor.

Los dos hombres se despiden deseándose un buen día. Tyson mira entonces detrás del recibo para ingresar el número de ese hombre en su agenda, pero descubre un mensaje completamente diferente. El hombre había escrito su nombre y el siguiente mensaje: «Pasa la palabra».

Tyson comprende entonces que lo más importante es ayudar al prójimo y que el dinero tiene mucho menos valor que la bondad. Compartió su historia en redes sociales y anima a cada uno de nosotros a difundir el amor, la paz y la amabilidad. Entonces, tú también, ¡comparte este artículo si deseas un mundo mejor!

Like this post? Please share to your friends: