Con 13 años, este adolescente está construyendo su propia mini casa en su jardín.

Los niños de la nueva generación están cada vez más atraídos por los videojuegos, los teléfonos inteligentes y las tabletas. Cuando no están en la escuela, tienden a dirigirse principalmente hacia las pantallas. Sin duda, esta actividad puede entretenerlos, pero está lejos de desarrollar su creatividad y personalidad. La iniciativa de este joven es un excelente ejemplo a seguir. De hecho, Luke Thill, de 13 años, explica en su canal de YouTube cómo logró construir su propia casita.

¿Tu hijo alguna vez te ha dicho que se aburre y que no encuentra nada que hacer en casa? ¿Has intentado desesperadamente mantenerlo ocupado durante su tiempo libre de todas las formas posibles? ¿Crees que esa es la solución correcta? En un artículo de la revista Psychology Today, se explica que la capacidad de un niño para jugar, crear, generar y comprometerse es una habilidad importante para su desarrollo y su buena salud.

Mamá, papá, me aburro…

Todos los padres escuchan esta frase de sus hijos, e incluso pueden sentirse culpables y pensar que no son buenos padres. Pero, equivóquense, el aburrimiento es la clave de la creatividad en los niños.

Este tiempo en el que los niños se aburren es importante porque los invita a explorar sus propias pasiones y aprender a manejar sus emociones. Van a buscar dentro de su personalidad las cosas que les inspiran y les hacen felices para entretenerse.

Como este joven de 13 años que encontró su felicidad construyendo una casa. Una iniciativa que ha dado mucho de qué hablar en las redes sociales, ya que además de su increíble logro, compartió videos para mostrar a los jóvenes de su edad los detalles de su proyecto.

Luke planificó bien su proyecto, comenzó lanzando una campaña de crowdfunding en internet y, al mismo tiempo, hizo recados para los vecinos para ganar dinero. ¡Esta etapa le llevó un año en total!

El joven también cortó el césped del jardín de sus padres y utilizó materiales reciclables, muchos de los cuales provenían de la casa de su abuela.

La casa de Luke mide 3 metros de largo y 160 centímetros de ancho. Un electricista lo ayudó a conectar la electricidad en su casa, a cambio de tareas sencillas como limpiar su garaje. ¡En cuanto a la fontanería, aún le llevará tiempo instalarla!

¡La perseverancia de este joven para realizar su sueño es impresionante! Esta experiencia no solo le permitió crear su propio espacio, sino también explorar todas sus capacidades mentales y físicas.

Luke también contó con la ayuda de sus padres, quienes lo alentaron en sus esfuerzos y lo ayudaron a hacer realidad su proyecto.

¿Cómo pueden reaccionar los padres ante un niño que se aburre?

Primero, asegúrense de brindarle a su hijo el amor y la atención que necesita. Un niño satisfecho tiene confianza en sí mismo y puede embarcarse rápidamente en el camino de la creatividad.

Tómense el tiempo para explicarle que su tarea es descubrir cómo disfrutar de su tiempo libre y que estarían felices de ayudarlo a pensar en posibles actividades.

Por ejemplo, pueden escribir varias actividades divertidas con su hijo en pequeños trozos de papel y colocarlos en un frasco. Cuando el niño se sienta aburrido, puede elegir al azar una actividad del frasco para descubrir qué puede hacer para entretenerse durante el día.

Like this post? Please share to your friends: